Un Metaverso invisible

Mark Zuckerberg sorprendió en este 2021 con el lanzamiento de Meta la nueva marca que reemplazará a Facebook y que será la encargada de crear un universo conectado a la realidad virtual llamado el Metaverse. Visto desde la perspectiva de Meta el universo virtual es un conjunto de atmosferas y entornos conectados para hacer y realizar acciones que generalmente hacemos en nuestra vida cotidiana en la realidad, pero de manera mucho más inmersiva. Sin embargo, me pregunto ¿Qué no acaso ya realizamos todo desde lo virtual? Y me refiero a que, desde que nuestro dispositivo celular este conectado a internet ya de por si estamos conectados a una red de Metaversos que en términos prácticos están representados por dashboards y entornos gráficos a través de una pantalla. ¿Qué de diferente hay entre estos universos y el Metaverso de Mark? Pues bien, desde mi experiencia como diseñador de plataformas me he permitido conocer múltiples plataformas con interfaces virtuales que evocan virtualidad y desarrollo de entornos con muchas funcionalidades que en ultimas componen universos de programación, bases de datos y funciones conectados es decir una realidad alterna.

Mark propone su nuevo universo pensado desde la experiencia virtual, personas conectadas al Metaverso a través de gafas de realidad virtual interactuando entre sí, trabajando, jugando, socializando y más. El concepto por si es interesante y evocando a películas como Ready Player One y Matrix todo parece maravilloso, aunque dispendioso. Llevar el internet al resto del mundo no conectado se ha vuelto una prioridad sin embargo esta conexión no llega de la misma manera en que llega la tecnología, en muchos países del mundo están empezando a conectarse a internet, pero no con la misma capacidad tecnológica que les permita realizar o desarrollar actividades como si lo hacen otros países mucho más avanzados. Ahora bien, sería el propio consumidor quien deberá asumir el costo de entrar en este universo con gafas de realidad virtual, equipo y conexión a internet para poder disfrutar de este universo. Esto propone un Metaverso muy limitado con pocos usuarios, miles de oportunidades para desarrolladores y compañías de crear, pero con el riesgo de que todo este esfuerzo se pierda en un proyecto que se podría desaprovechar.

Son muchos los retos que estarían pendientes de realizar para que el Metaverso sea un éxito en el mundo digital, y una apuesta grande en términos de inversión que pueden terminar en un descalabro financiero para Meta y su universo. Además de que seria un universo virtual muy limitado solamente para los privilegiados. Como diseñador viendo todos estos conceptos y pensando en las oportunidades que podrían crearse en un Metaverso, logro entender que el Metaverso ya existe en cada comunidad, en cada empresa y en cada institución. Y las ventanas por las cuales ingresamos a dichos universos son las mismas aplicaciones, intranet, redes sociales y más. Un Metaverso es una versión no definitiva de usuarios conectados, y que en términos más prácticos puede expresarse de diferentes maneras, entornos virtuales con gafas de realidad virtual, entornos virtuales como los video juegos, o dashboards y apps. Y es aquí donde creo que los Metaversos invisibles ya son realidad, universos creados entorno a una compañía, una comunidad o un propósito, administrados por un gran cerebro (Big Brain), con aplicaciones para todos los usuarios (Plataformas), con un gran megáfono para informar a todo ese grupo de personas los últimos adelantos o noticias en términos de información segmentada para los diferentes grupos dentro de ese universo (Discord). Con la oportunidad de crear una ventana hacia el mundo exterior y traerlos a este universo (Websites) enlazado a las redes sociales para masificar el mensaje de que ese metaverso invisible existe para conocer más oportunidades de experiencias, herramientas y funciones para la vida.

El Metaverso invisible siempre estuvo aquí, y debemos de consolidarlo. Creando, organizando y generando todas las herramientas y oportunidades de expandirlo. Desde hace varios años ya venimos creándolo sin tenerlo como propósito y este 2022 es la oportunidad de darle la forma de universo con sus reglas y una gravedad propia.

Hanerth Hernandez Vivas
Write a Comment